Acerca de SUNTRACS

about

 

El 10 de septiembre de 1972, en la Sala Francesa, en Calidonia, cerca del desaparecido teatro Tívoli, se funda el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (SUNTRACS)...

Leer más...

Videos

¿Quién paga el costo? Se crean condiciones de ineficiencia para justificar privatizaciones, y se hace negocio de la ineficiencia.

[Video] Panamá: El pueblo honesto y trabajador vuelve a las calle

Articulo de Genaro López

El pueblo honesto y trabajador vuelve a las calles

Esta nueva acción de movilización de los de abajo también se efectuará en las ciudades de David, Chiriquí, y Changuinola, Bocas del Toro.

Por; Genaro López

 

Este jueves 5 de octubre, el pueblo honesto y trabajador, vuelve a las calles para repudiar la corrupción y la impunidad que reina en el país.
 

El punto de partida será el parque Porras, a las 4 de la tarde, donde una amplia representación de distintas organizaciones populares y gremiales se dará cita para exigir justicia.

 

Esta nueva acción de movilización de los de abajo también se efectuará en las ciudades de David, Chiriquí, y Changuinola, Bocas del Toro.

 

El momento es sumamente preciso, dado los últimos escándalos que avergüenzan a la nación y que confirman que el narcotráfico ha penetrado a los partidos tradicionales e incluso a los estamentos policiales.

 

Es un hecho que conmociona a la población, pues sin haberse resuelto los casos de corrupción y de robo más importantes, todas las semanas se agregan nuevos casos junto a decisiones del Órgano Judicial que crean la sensación lógica de que aquí no va a pasar nada.

 

Vivimos en un país donde grupos vinculados al poder se dieron a la tarea de saquear por años las arcas del Estado, privando a muchos panameños de las urgentes soluciones de salud, agua, educación, vivienda digna, transporte barato y seguro, trabajo y salarios decentes, mientras un puñado de panameños y sus allegados se hacían más ricos. Hablamos de cientos y hasta de miles de millones que fueron a parar a los bolsillos de aquellos a los que nunca les han importado las necesidades del pueblo y que siempre han visto al Gobierno como la principal fuente de enriquecimiento.

 

Siempre ha existido la impresión popular de que todos los Gobiernos roban. Desde el poder se ha propagado esa idea que muchos ciudadanos han aceptado como algo natural. Un pueblo herido en su autoestima, manipulado por los grandes medios de comunicación, donde no se inculcan verdaderos valores morales, ha sido presa de la sed insaciable de riquezas de verdaderos malhechores disfrazados de políticos que cada cinco años, cuando las elecciones, con el clientelismo más vulgar compran conciencias e imponen su voluntad. Y, con las nuevas reformas electorales en 2019, todo parece indicar que con casi el 96 % que dispondrán del financiamiento público los partidos tradicionales y cientos de millones del financiamiento privado, las cosas no solo pueden seguir iguales sino peores.

 

Pero, además, crece en estos días un sentimiento de que los encargados de impartir justicia se burlan abiertamente del pueblo, tan es así que quien preside la Corte Suprema de Justicia no disimula su interés de reelegirse en el cargo, como si hubiese hecho mérito para ello.

 

Se sigue hundiendo el país en medio de la corrupción y de una profunda crisis institucional. Ningún órgano del Estado se salva, pero parece no importarles, porque tanta impunidad les favorece a todos, porque todos, sus partidos políticos y grupos empresariales, se benefician de un statu quo que está a punto de estallar.

 

Pero los sectores populares comienzan a unirse y a marchar juntos. Solo una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes, autoconvocada por el pueblo, constituye la única salida para la construcción de una nueva república sobre los escombros de esta institucionalidad podrida.

 

Porque, como hemos dicho, pueden cambiarse todos los magistrados, pueden sustituirse todos los diputados y puede renovarse todo el Gobierno (salvo que sea el pueblo en el Gobierno) que todo será igual. Es el sistema que hay que transformar. La enfermedad no está en la sábana, sino en el enfermo.

 

Por eso el pueblo, que todos los días se levanta muy temprano a ganarse el pan de cada día, el panameño que paga sus impuestos, el pueblo que sueña un futuro mejor para sus hijos, vuelve a las calles este jueves 5 de octubre. Te esperamos.


SECRETARIO GENERAL CONUSI-FRENADESO.

Contáctenos

SUNTRACS Nuevo Veranillo, Calle “L” Final

Teléfonos: 267-0053 / 274- 0727

c-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

: