Acerca de SUNTRACS

about

 

El 10 de septiembre de 1972, en la Sala Francesa, en Calidonia, cerca del desaparecido teatro Tívoli, se funda el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (SUNTRACS)...

Leer más...

Videos

[video] Panamá: Palabras de Saúl Méndez en el acto de proclamación como candidato presidencial del FAD

AF5I8772

[video] Panamá: Palabras de Saúl Méndez en el acto de proclamación como candidato presidencial del FAD

Palabras de Saúl Méndez en el acto de proclamación como candidato presidencial del FAD

Auditorio del Tribunal Electoral / 31 Octubre 2018

En el 2019 #NuncaMásPorLosMismos
Buenas tardes

Honorables Magistrados del Tribunal Electoral

Copartidarias y copartidarios

Pueblo panameño, honesto y trabajador

Hoy asistimos a este acto de proclamación de nuestra candidatura presidencial, consciente de los grandes compromisos y desafíos que este hecho representa.

Agradecemos al personal del Tribunal Electoral por todo el apoyo brindado al Frente Amplio por la Democracia (FAD) en la realización de las primarias el pasado domingo 28 de octubre. Aún con varias dificultades y algunos hechos aislados, debemos reconocer que, en términos generales, todo marchó en orden y satisfactoriamente.

Este pequeño partido logró cumplir con uno de los requisitos fundamentales establecido en el Código Electoral panameño, a solo ocho meses de su reconocimiento como partido político y luego de reunir más de 80 mil firmas de las cuales el Tribunal Electoral nos reconoció oficialmente algo más de 50 mil.

Debemos recordar hoy, ante comparaciones ridículas que se pretenden hacer para atacar a nuestro partido, que esas firmas se reunieron solo en 4 días y en 4 meses al año, durante dos períodos, con puestos estacionarios y sin compartir firmas de otros partidos políticos.

En dos ocasiones logramos desafiar la rigurosidad que impuso la Partidocracia en el Código Electoral para que nunca surgiera un partido de carácter popular.

Es decir, lo logramos, sin libros móviles 24 horas al día y los 7 días a la semana, ni con casi 60% de firmas de adherentes de partidos políticos, y sin poder hacerlo dentro de centros comerciales, ferias, fiestas patronales y procesiones como hacen hoy otros.

Respondiendo a esa campaña mediática y de redes sociales contra el FAD, escuchamos al magistrado Eduardo Valdés Escoffery en el día de ayer, proponer reformar la ley para que el Estado no tenga que invertir en las primarias de los partidos pequeños porque resulta muy costoso.

Y hoy nosotros decimos, recurriendo al concepto que el magistrado utilizó, que resulta una “paradoja” dichas palabras si las comparamos por lo expresado por el magistrado Heriberto Araúz en marzo del año pasado, a propósito del debate en la Asamblea de las reformas electorales y el pacto entre los partidos que integran ese desprestigiado órgano del Estado para repartirse más del 95% de los 100 millones de financiamiento público.

En aquella ocasión el magistrado dijo, justificando el hecho, que “La democracia cuesta”. Pero, ¿debe costar solo para los partidos grandes y tradicionales y no para los pequeños?

Señores magistrados, hoy queremos subrayar ante la faz del país que estamos de acuerdo, que el Estado no debe invertir absolutamente nada en las primarias de los partidos pequeños ni tampoco de los llamados partidos grandes.

Y reiteramos que significa una vergüenza que el Estado invierta casi 100 millones de balboas en financiamiento público pre y post electoral para los partidos políticos, en un país con tantas necesidades  y apremios.

Insistimos hoy, además, que debe eliminarse todo financiamiento privado de la contiendas electorales.  En nuestro país el poder económico y político están fundidos en uno solo, y las candidaturas de los partidos políticos muchas veces no las deciden sus estructuras sino que se deciden en un salón o en una mesa de un afamado Club de la clase adinerada, por los llamados donantes de campañas con gente que, cual mafias, luego se hacen de los grandes contratos en el Gobierno.

Entonces, las primarias de los llamados partidos grandes, es decir de los partidos tradicionales, reproducen los mismos vicios, las mismas prácticas fraudulentas y el mercado de votos en que han convertido las elecciones nacionales.

Panamá, ya lo hemos dicho, es el país de la región que más gasta en elecciones por habitantes, incluso más que algunos países llamados desarrollados.

Nosotros, al menos podemos afirmar, que cada voto logrado, los que sean, fueron votos dignos y sinceros por los que no se pagó absolutamente nada, ni plata, ni materiales de construcción, ni bolsas de comida, ni electrodomésticos, ni promesas de empleo ni becas. 

Que en nuestras primarias no hay el vulgar clientelismo de los partidos tradicionales que se alimenta del hambre y la ignorancia.

Que nos enorgullecemos que nuestras primarias fue un debate de ideas y propuestas entre los precandidatos que participamos, y no una guerra de chequeras como ocurre en los otros partidos.

Aquí medios noticiosos informaron que solo a un representante de un candidato de un circuito en Chiriquí le robaron 67 mil balboas de su vehículo. Ninguna autoridad, ni los magistrados, se han pronunciado sobre el hecho de cómo una persona se pasea con esa cantidad de dinero en efectivo supuestamente para primarias ni sobre la procedencia del mismo.

No hay control sobre el dinero que se utiliza el día de las primarias como no lo hay para el día de las elecciones nacionales que es cuando más se gasta. Por eso la buenas voluntades de imponer controles finalmente se reducen a nada.

Señores magistrados, esa cantidad de dinero robado de un solo candidato en un circuito de Chiriquí, resulta mayor que todo lo invertido por el FAD y sus precandidatos en sus elecciones primarias nacionales para elegir su candidato presidencial.

Y pedimos, respetuosamente, que así como rendiremos cuentas de lo gastado en las primarias, el Tribunal Electoral haga lo propio del presupuesto de 480 mil balboas asignados a nuestro partido en las primarias y se aclare que de esos fondos el FAD no recibió un solo centavo.

Señores magistrados. El Tribunal Electoral no debe estar solo para contar votos y asignar presupuestos.  El Tribunal Electoral debe velar por la pureza, la ética, la transparencia, por condiciones igualitarias en las elecciones y la verdadera participación ciudadana.

Mientras a humildes panameños miembros del FAD, que fueron candidatos en las elecciones pasadas, se les impuso multas de hasta 200 balboas por no rendir un informe que no estaban obligados a hacerlo, porque no recibieron ningún dinero de procedencia privada, diputados utilizaron casi 400 millones de dólares del PAN para financiar sus campañas y aquí no pasó nada.

Hoy sabemos de las planillas brujas, los contratos falsos y partidas de dependencias del Estado dirigidas a integrantes de la Asamblea para promover el clientelismo y garantizar su reelección y de ciertos personajes ofreciendo abiertamente dinero por votos y aquí no pasa nada.

En diversas oportunidades autoridades se han referido a la presencia de dinero procedente del narcotráfico, pero nadie investiga ni se dan a conocer los nombres.

Señores magistrados y medios de comunicación, el costo de las elecciones primarias de los llamados partidos grandes y tradicionales, es infinitamente mayor que el de este partido que ahora llaman pequeño, pero que es un gigante en moral, ética e ideología en comparación a los otros y sus prácticas corruptas.

Lo que invierte el Estado a través de dinero que se le roba o se desvía en esto, es mucho mayor que lo que asigna el Tribunal Electoral a los partidos.

La ley está diseñada en contra de los partidos pequeños y los verdaderos candidatos independientes, es decir aquellos que no están vinculados al poder económico ni tuvieron participación en pasados gobiernos o integraron partidos tradicionales en su momento.

Y la situación seguirá igual, si este sistema que se llama democrático, sigue secuestrado por la plutocracia y los políticos corruptos.

Hoy hemos superado una fase necesaria que estábamos obligados a cumplir. Pronto cerraremos nuestra oferta electoral para que este pequeño partido de sueños ofrezca una verdadera alternativa al país, distinta, diferente y humana, en las elecciones de 2019.

Llevaremos nuestro mensaje de esperanza al pueblo panameño de que construir la Patria de todas y de todos es posible.

Nuestros candidatos son los únicos con las manos limpias. Ninguno ha sido acusado, ni implicado ni mencionado en actos de corrupción.

Desde ya llamamos al pueblo, a no hacer casos de las campañas de descalificaciones y ataques contra este baluarte del pueblo humilde, honesto y trabajador. A no llevarse por esta campaña de odio y miedo. A no caer en el clientelismo de los partidos grandes y tradicionales.

En este pequeño partido están cifradas las esperanzas de un Panamá justo, equitativo, solidario y verdaderamente humano. Vamos juntos a cambiar este país para siempre, porque la historia la escriben los pueblos.

Desde ya pedimos: Salgamos a votar sin miedo en 2019, pero nunca más por los mismos.


¡Muchas gracias!
 
 

Contáctenos

SUNTRACS Nuevo Veranillo, Calle “L” Final

Teléfonos: 267-0053 / 274- 0727

c-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

: