Acerca de SUNTRACS

about

 

El 10 de septiembre de 1972, en la Sala Francesa, en Calidonia, cerca del desaparecido teatro Tívoli, se funda el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (SUNTRACS)...

Leer más...

Videos

Panamá: Saúl Méndez candidato presidencial del FAD Es electo en primarias.

AF5I8359

Panamá: Saúl Méndez candidato presidencial del FAD

Es electo en primarias.

Saúl Méndez candidato presidencial del FAD

Es electo en primarias del FAD.

DISCURSO DE SAÚL MÉNDEZ R. LUEGO DE LOS RESULTADOS DE LAS PRIMARAS DEL FAD

28 DE OCTUBRE DE 2018
CIUDAD DE PANAMÁ

Buenas noches copartidarios

Buenas noches pueblo panameño

Hoy hemos cumplido una jornada en medio de muchas vicisitudes y dificultades. Ha sido un ejercicio complejo para un pequeño partido que comienza a estructurarse a nivel nacional. Al margen de centros de votación que iniciaron tarde y otros que cambiaron a última hora, al margen de la falta de recursos que le sobran a los partidos tradicionales para promover el clientelismo, para que se tenga una idea, el robo de más de 60 mil dólares de un candidato de otro partido hoy también en primarias, en un solo circuito, representa más que lo invertido por el FAD y todos sus candidatos juntos en nuestras primarias; lo importante es que el FAD hoy ha definido su candidatura presidencial y puede ya ofrecer una alternativa distinta al país en las elecciones de 2019.

Vamos al debate de ideas. Vamos a seguir el esfuerzo de organizar al pueblo y crear conciencia hasta que este país cambie para siempre.

Expreso mi agradecimiento a los copartidarios que depositaron su confianza en nuestra candidatura y a todos aquellos que participaron de estas elecciones ejemplares.

También, nuestro reconocimiento a los cientos de copartidarios, a todos esos voluntarios que llevaron adelante la difícil tarea de organizar y realizar estas primarias en medio de tantos problemas y escaseces.

A Richard, Mario y Galia, quiero expresarles el alto honor que siento por haber competido con compañeros tan valiosos, nobles y de alto sentido patriótico que, de seguro, en el espacio que elijan, seguirán aportando a la unidad y al fortalecimiento del FAD y al objetivo primordial de que, por primera y definitiva vez, el pueblo sea Gobierno.

Nos toca ahora, cumplida esta fase, enfrentarnos a fuerzas con recursos económicos muy superiores que han convertido las elecciones en un vulgar escenario de compra y venta de votos gracias al clientelismo que han fomentado históricamente.

Será el enfrentamiento no entre siete u ocho candidatos, como quieren hacer ver.

Será el choque entre dos visiones de Panamá, la de todos ellos, los partidos tradicionales, candidatos seudoindependientes a presidente y hasta de partidos que ni siquiera lo son formalmente pero ya corren a los brazos de partidos oligárquicos, que promueven el modelo neoliberal rapaz, el capitalismo salvaje, que imponen la ley de la selva, es decir, la ley del más fuerte.

Y, por otro lado, está el Frente Amplio por la Democracia (FAD), que coloca como centro de atención las necesidades y aspiraciones de los panameños pobres, de los trabajadores, de los productores, los campesinos, los pueblos originarios, las capas medias cada vez más decaídas y los profesionales honestos, de la mujer, de los jóvenes y de los grupos excluidos y discriminados de la sociedad.

Será la elección entre los que representan los intereses de los 115 ultra millonarios y los que aspiramos a un Gobierno que represente los genuinos intereses de las grandes mayorías olvidadas.

En este país injusto, donde unos pocos viven en la cima del cielo y otros viven al borde del colapso, hemos planteado 20 medidas urgentes que aplicaremos tan pronto lleguemos al Gobierno.

En este país de los grandes centros comerciales y rascacielos, país puntero en crecimiento económico, hay (en base a dudosos datos oficiales, por lo que la situación puede ser aún peor) 800 mil panameños que viven en la pobreza y, de ellos, más de 300 mil en la extrema pobreza.

Más de medio millón de panameños no cuentan con agua potable.

200 mil panameños, desprovistos de condiciones básicas, hacen sus necesidades al aire libre con toda la contaminación que ello genera.

Hay más de 200 mil familias sin vivienda.

Cientos de panameños mueren en los hospitales por bacterias, falta de medicina, de insumos y equipos quirúrgicos.

Uno de cada cinco niños indígenas padece desnutrición crónica, truncando así su futuro.

La mortalidad infantil está por encima del 10%, muy lejos de la meta de los objetivos del milenio del 6.3%.

Más de 300 mil panameños sufren de hambre: cada 4 días alguien muere de hambre, y esto no es noticia.

El salario promedio de Panamá es de 620 balboas que no alcanza para la canasta básica familiar, sin embargo, estadísticas ilusorias, indican que el Producto Interno Bruto per cápita es de más de dos mil balboas al mes.

Dos de cada tres trabajadores ganan menos de 800 balboas al mes.

Casi 200 mil panameños con empleo formal ganan menos de 400 balboas al mes y en el sector agropecuario el salario promedio es de apenas 292 balboas al mes.

Según la Contraloría, solo 3 de cada 100 trabajadores, ganan más de tres mil balboas a mes. Esto en un país donde alto funcionarios públicos y ejecutivos de empresas privadas ganan más de 10 mil, 20 mil y hasta 50 mil balboas mensuales.

Más del 40% de los empleos son informales sin seguridad social ni salarios fijos.

Son definitivamente dos Panamá.

Hemos sido testigos en los últimos días de cómo estudiantes, padres de familia y educadores mueren en situaciones prevenibles, tan solo por acudir a las escuelas en comunidades pobres.

Es que aquí hay una educación para los ricos y otra para los pobres. Una salud para los ricos y otra para los pobres. Un transporte para los ricos y otro para los pobres. Opulencia para unos pocos y escasez para la inmensa mayoría. Una justicia para los ricos y otra para los pobres.

Estamos ante un modelo que genera inmensas riquezas para dejarlas en pocas manos.

Un Estado con un producto interno bruto de más de 60 mil millones de dólares y que maneja un presupuesto anual de casi 25 mil millones de dólares, pero que está diseñado para que las castas económicas de siempre, sigan lucrando y acumulando riquezas y no para solucionar los graves problemas del propio Estado.

Qué decir del alto endeudamiento público, casi 25 mil millones de deuda, sin incluir los compromisos de llave en mano.

Vivimos en una época donde el dinero y los intereses egoístas están por encima de un planeta en plena devastación y Panamá no escapa de ella, donde un centro comercial consume más energía que una provincia.

Atenderemos el llamado de nuestros pueblos originarios de cuidar la madre tierra.

Todas las cúpulas de los partidos tradicionales han fracasado en su gestión de gobierno, y a ellas poco les interesa resolver estas situaciones.

El poder que ejercen gracias al clientelismo electoral se alimenta precisamente del hambre y de la ignorancia. Es hora de cambiar esto radicalmente.

Haremos respetar la dignidad de los panameños.

Ya el pueblo sabe que esas cúpulas de los partidos tradicionales son capaces de todo. Las unen no solo lazos familiares, sino también los de negocios. Sus financiadores ofrecen dinero a todos los candidatos y después pasan facturas.

Son capaces de las más sucias e inverosímiles alianzas.

Prueba de esto lo acabamos de presenciar:

Pese a las supuestas diferencias y ataques entre sí, el Gobierno y la mal llamada oposición representados en las cúpulas de los partidos tradicionales, se burlan del pueblo y acaban de aprobar, a cambio de la dispensa fiscal, un incremento del presupuesto de la Asamblea en plena época electoral, pese a los escándalos de las planillas brujas y los contratos espurios.

Son todos más de lo mismo y quieren seguir su fiesta.

Las medidas urgentes, de las cuales la primera es la convocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria, para establecer el nuevo marco jurídico de la patria para todos y para todas que debemos construir, serán integradas a un plan de gobierno que esperamos enriquecer con los aportes de amplios sectores de la sociedad, de las fuerzas amigas y aliadas y con las invaluables y creativas propuestas que brindaron el resto de los precandidatos del FAD durante esta histórica campaña.

Solo el FAD tiene la posibilidad de transformar realmente esta nación.

El resto de las candidaturas tuvieron su oportunidad en el gobierno y fracasaron. No tienen nada más ni nada nuevo que ofrecer que no sea seguir con la corrupción, la impunidad y el robo de las arcas del Estado.

Ven la educación, la salud, la vivienda, el transporte y la seguridad social como simples mercancías, como una oportunidad para hacer negociados a cambio de coimas, como ya se ha probado ampliamente.

Solo el FAD, junto al pueblo, puede garantizar no aumentar la edad de jubilación de mujeres y hombres, mantener el sistema solidario y preservar el carácter público de la Caja de Seguro Social.

Solo el FAD puede proporcionar salud y educación públicas y de calidad.

Solo el FAD puede brindar equidad y verdaderas oportunidades a la mujer y a la juventud, y trato respetuoso a los grupos excluidos.

Solo el FAD puede desarrollar proyectos que conserven y protejan el ambiente.

Solo el FAD puede crear proyectos que generen plazas de empleo y reactiven la economía.

Solo el FAD puede dotar de viviendas dignas y detener los desalojos forzosos que afectan a miles de panameños humildes.

Solo el FAD puede llevar agua potable a miles de panameños que hoy no tienen.

Solo el FAD puede ofrecer transporte eficiente y seguro.

Solo el FAD puede apoyar a los pequeños y medianos productores agropecuarios y al campesino pobre.

Solo el FAD puede impulsar una política exterior digna y soberana, de respeto al derecho de autodeterminación de los pueblos.

Solo un Gobierno del FAD puede defender los intereses de este pequeño país con independencia y valentía ante los gigantes económicos a nivel mundial.

Solo los candidatos del FAD, cuyo listado será completado en las próximas semanas, tienen las manos limpias.

Ninguno ha participado en Gobiernos corruptos y ninguno ha estado implicado en robos a la nación.

Eso no lo puede decir ninguno de los candidatos actuales de los partidos políticos tradicionales ni los seudoindependientes candidatos a presidente.

Todos ELLOS han sido parte de Gobiernos corruptos.

todos ELLOS han estado en escándalos de corrupción.

todos ELLOS tienen rabo de paja.

Solo el FAD puede brindar esperanzas a este pueblo tan sufrido.

¿De dónde saldrán los aportes para cumplir tan ambiciosos objetivos?

Saldrán del freno y del castigo que impondremos a los corruptos y de la recuperación de los cientos de millones robados.

De los recursos que provee el canal, focalizándolos en aquellas áreas que permitan resolver la inmensa deuda social acumulada.

De una política tributaria progresiva donde el que más gana pague más impuestos.

De la reducción de los salarios de los altos cargos públicos. De la contención del gasto público en lo que se refiere a lujos, despachos, publicidad y viajes innecesarios.

Y de la eliminación de planillas brujas y abultadas, entre otras tantas fuentes.

Aquí no hay misterios ni agendas ocultas.

Lo que decimos lo haremos.

No escondemos nada, como otros que ya han pactado con grupos empresariales dividir la Caja en dos, el aumento de la edad de jubilación de mujeres y hombres y la privatización de servicios y los fondos de la Caja de Seguro Social.

Panameños todos ellos están dispuestos a acatar los lineamientos de las instituciones financieras internacionales de imponer nuevos impuestos y flexibilizar normas laborales, entre otras malignas medidas contra el pueblo.

Ninguno lo dirá, pero todos, como ha ocurrido antes, se comportarán cómo títeres de sus principales donantes, con quiénes ya han llegado a acuerdos de cómo repartirse el pastel.

Vendrán momentos difíciles, deberemos soportar todas las etiquetas, estereotipos, descalificaciones y estigmatizaciones que provienen del poder económico y sus programas, presentadores, columnistas y caricaturistas a sueldo.

Ante la pregunta de qué somos, respondemos hoy que nos declaramos, ante todo, seres humanos.

Y eso es importante en este momento de la humanidad, en un mundo cada vez más convulso.

Cuando la humanidad creía superados el fascismo, la xenofobia, el racismo, la discriminación por origen social o preferencia sexual, partidarios de Hitler amenazan a varios países de Europa y simpatizantes de Mussolini llegan al Gobierno de Italia.

Traidores y partidarios del partido que asesinó a monseñor Romero, hoy San Romero de Las Américas, parecen disputarse las elecciones en El Salvador.

Y Trump amenaza con invadir países que no se arrodillan ante él.

Y un machista a ultranza, racista, ultraderechista, defensor de las dictaduras militares, la tortura, como Jair Bolsonaro amenaza con ocupar la presidencia de Brasil; definitivamente, declararnos seres humanos es fundamental. Porque es la especie humana la que está en peligro.

Son esas mentalidades trasnochadas las que sostienen la campaña de odio y miedo contra los luchadores sociales en Panamá, contra quiénes defienden derechos y conquistas y desafían el sistema injusto.

Es la ideología dominante que quiere imponer un pensamiento único.

Y aquí estamos nosotros, defendiendo el derecho de los humildes a ser Gobierno, de ser personas capaces de pensar y actuar de forma diferente, a ser auténticos, plenos y libres.

Aquí estamos para hacer realidad los sueños y anhelos de tantos panameños.

Hoy renace la esperanza, Panamá.

Desde ya llamamos al pueblo a ignorar el odio, las calumnias y la sin razón.

La esperanza vencerá al odio y al miedo.

Desde ya les pido su voto para todos los candidatos del FAD, para que juntos derrumbemos estas estructuras caducas y corruptas y edifiquemos sobre sus ruinas un Panamá justo, solidario, soberano, igualitario y verdaderamente humano.

Quiero dedicar este triunfo de todos, a los héroes y mártires del pueblo, que nos siguen alumbrando el camino.

Panameño, sal el 5 de mayo de 2019 a votar sin miedo, pero ¡nunca más por los mismos!

¡SIN LUCHAS NO HAY VICTORIAS!

¡LA PELEA ES PELEANDO!

¡POR UNA PATRIA PARA TODOS!

Panamá, 28 de octubre de 2018.

 

 

Contáctenos

SUNTRACS Nuevo Veranillo, Calle “L” Final

Teléfonos: 267-0053 / 274- 0727

c-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

: