Acerca de SUNTRACS

about

 

El 10 de septiembre de 1972, en la Sala Francesa, en Calidonia, cerca del desaparecido teatro Tívoli, se funda el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (SUNTRACS)...

Leer más...

Videos

Panama´: ‘Apretarse el cinturón' Articulo de Genaro López

Apretarse el cinturon

 

‘Apretarse el cinturón'

En la década del setenta, según registran economistas, sociólogos e historiadores del país

Por; Genaro López

 

En la década del setenta, según registran economistas, sociólogos e historiadores del país, la oligarquía panameña es reacia a la firma de los tratados canaleros, ante ello, el Gobierno militar llama a un diálogo con los sectores económicos dominantes, cuyo resultado se conoció como la ‘Declaración de Boquete'. El Gobierno militar hace concesiones a los empresarios panameños, donde pide a los sectores populares (en especial a los obreros) y patrióticos ‘ajustarse el cinturón en pro de la soberanía', concede al empresariado nuevos incentivos de inversión en utilidades / producción / exportación, otorga subsidios a tasas de interés para préstamos agropecuarios e industriales, autorizan reiniciar exportaciones de ganado vacuno, modificación de leyes de vivienda, y modificación del Código de Trabajo de 1972 (se condiciona estabilidad laboral, extensión de la jornada de trabajo y suspensión temporal de negociaciones de convención colectiva). Estos que dijeron que de ‘soberanía no se vive' y a los que se les concedieron canonjías, hoy usufructúan las áreas revertidas, el excedente canalero y administran el Canal de Panamá.
 

A inicios de los noventa, luego de la invasión norteamericana a Panamá, so pretexto de recuperar el crecimiento económico, la partidocracia y sus Gobiernos, llamaron a ajustarse los cinturones. En los años 90-92, cuando se cercenaban conquistas sociales para la recuperación económica (ver por ejemplo los despidos a funcionarios, programa de retiro ‘voluntario'), a la clase empresarial se les condonaban $400 millones en concepto de cuotas a la seguridad social que retuvieron e ilegalmente no entregaron a la CSS, se promulgó la ley de incentivos fiscales que eliminó el pago de impuestos sobre la renta para algunas actividades económicas y homogenizó la carga impositiva a favor de la gran empresa.

 

En el 2005, cuando Gobierno, partidocracia y empresarios, aunaban esfuerzos para ejecutar las medidas de la instituciones de crédito internacional, en materia de seguridad social (imponer medidas paramétricas), bajo la consigna de ‘sacrificarnos para salvar la Caja', el movimiento social aglutinado en Frenadesso (hoy Frenadeso), cuestionamos en torno a cuáles eran los sacrificios del sector empresarial y los Gobiernos, pues el de la clase trabajadora era evidente ‘del trabajo a la tumba' (por un lado, aumentar edad, densidad y cuotas; por el otro, reducir monto de las pensiones). A los empresarios se les declaró una moratoria en su deuda con la institución por cuotas retenidas y no entregadas, se entregó parte de los fondos de la Caja para la inversión especulativa, se creó un marco de externalización en la prestación de los servicios de salud (privatización disfrazada), se favoreció a las administradoras de pensiones (cuentas individuales o subsistema mixto).

 

Tal como anteriormente hemos señalado, la Caja, también ha sido asaltada por los Gobiernos, se ha utilizado la Caja como caja menuda y aval de la deuda, los fondos de proyectos han sido focos de corrupción (proyecto de vivienda, pisos que no se construyeron, etc.), la han utilizado para su clientelismo político.

 

Estos, son solo algunos ejemplos de la conducta histórica de los sectores del poder económico y sus Gobiernos.

 

Frente a ello, no sorprende el llamado de la presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, Mercedes Eleta de Brenes, en términos de ‘…hacer sacrificios para salvar la CSS', o del representante de la Cámara de Comercio, Gabriel Barletta, ‘…queda poco tiempo para solucionar la crisis', instando a dividir la Caja. Irresponsable resulta su ‘preocupación' por la Caja, cuando ellos han provocado la crisis, cuando 38 mil patronos adeudan a la CSS aproximadamente 240 millones de dólares; irónico cuando acaba de promulgarse una ley de moratoria a su favor, cuando hacen negociados a partir de los procesos de compra de los medicamentos a la institución, cuando aúpan la externalización.

 

Es más, en el marco de las actuales directrices del FMI, para que se imponga nuevas medidas paramétricas, que entre otras cosas pretenden llevar a los 70 años la edad de jubilación, los empresarios aseguran sus negocios.

 

Tal como señalamos en el 2005, la ‘CSS es de los trabajadores y sus beneficiarios', lo que nuevamente nos colocará en las calles para impedir este paquete de reformas que atenta contra el derecho a la seguridad social y a la vida del pueblo trabajador.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.

Contáctenos

SUNTRACS Nuevo Veranillo, Calle “L” Final

Teléfonos: 267-0053 / 274- 0727

c-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

: